BLOG

Más que Yoga

POR Carla Sánchez

¡Ya está aquí San Valentín!

Celebra el Love Yourself

Dedícate tiempo, disfruta lo que tienes ¡y quiérete mucho!

Actualizado el

Los corazoncitos, las flores, el rojo y el rosa impregnan la publicidad desde hace semanas, pero el origen de la celebración del día de San Valentín es bien distinta.

Celebra el Love Yourself

Husmeando en Wikipedia y otras fuentes he descubierto para mi sorpresa que la cosa se remonta a la época romana. Los inicios son de origen pagano, una fiesta llamada Lupercalia que consistía en un sangriento rito para la fertilidad en el que las mujeres eran azotadas con látigos de piel de perro y cabra bañados en su sangre; sí, lo que lees.

No fue hasta siglos más tarde, allá por el año 498, que un papa abolió la tradición y proclamó el 14 de febrero el día del santo Valentín, un mártir romano que murió de un modo muy desagradable. Cómo hemos pasado de eso a las tarjetas de felicitación parece un verdadero misterio.

Quizá el azar y la inspiración quisieron que un poeta inglés nombrase esa fecha como el día de los amantes; poco tiempo más tarde Carlos VI rey de Francia proclamaba la “corte del amor”, en la que el primer domingo de cada mes y el día de San Valentín se celebraban juegos y competiciones para ganar el afecto de las damas. Progresivamente se popularizó y fueron surgiendo por Europa distintas versiones de festejos relacionados con los enamorados.

No pretendía dar lecciones de historia en este post, pero me ha llamado tanto la atención la evolución de la crónica que no he podido evitar compartirla; la cultura que no falte.

A todas estas, he de confesar que jamás he celebrado San Valentín, no porque estuviese en contra, sino porque siempre me ha parecido una cosa anglosajona (qué equivocada estaba ¡era romana!) alejada de mí y una agresiva estrategia de marketing para vender joyas y flores.

Respetando todas las tradiciones y el gusto que cada uno tenga por celebrar este día, iré al kit de la cuestión.

Siempre aplaudo el hecho de celebrar porque creo que es algo fundamental, tenemos mucho que ensalzar y reconocer. Por eso hace unos años me cambió el chip y empecé a celebrar San Valentín pero no con mi chico, sino conmigo. Porque la pareja no es la única expresión del amor, de hecho, para llegar a construir una relación sólida y honesta antes tienes que aprender a amar y valorar profundamente al ser que eres.

En la víspera de San Valentín te propongo el constructivo y sano ejercicio de ofrendarte el día de los enamorados a ti misma y practicar el LOVE YOURSELF consciente. Dar, amar, la entrega son algo maravilloso, pero de cuando en cuando hay que recordar que todo empieza en uno y aquello que ofreces al ser amado debes sembrarlo antes en ti.

Celebra el Love Yourself

Aprender a amarte no es más que darte la oportunidad de cultivar lo mejor que tienes adquiriendo un compromiso con tu felicidad, sea cual sea el escenario que plantee la vida. Para ello es necesario mantener una actitud positiva y amable, trabajar en la aceptación de los límites, buscar la motivación en aquello que hagas y arriesgarte a desarrollar tu potencial dejando a un lado los miedos.

Ten en cuenta que la relación más larga que jamás tendrás es con tu cuerpo y con tu mente, ¿qué tal si la celebras regalándote una bonita experiencia? Por ejemplo, un masaje en un spa, un tratamiento de belleza facial, o una clase de alguna disciplina que hace tiempo que quieres probar: ballet, karate, yoga… ¡El pretexto es perfecto para brindarte ese tiempo que nunca te dedicas! No te pospongas más y disfruta lo que tienes.

Por supuesto, también puedes salir a cenar con tu pareja, regalar, dejarte regalar y hacer sencillamente lo que sientas, ¡viva el amor y todas sus expresiones, claro que sí!

Te puede interesar:

blogs InStyle Másqueyoga

Celebrities

Loading...