Beneficio de cultivar el agradecimiento

Este post empieza con un GRACIAS con mayúsculas.

| Actualizado a

Dar las gracias es algo que me enseñó mi abuela cuando era pequeña y que hago cada día desde entonces, a veces espontáneamente cuando suceden cosas buenas, pero sobre todo cada noche. Como si fuese una meditación, ya en la cama y a oscuras, cierro la jornada repasando aquellos acontecimientos, por pequeños que sean, que me han hecho sentir bien, me han sacado una sonrisa o me han generado alivio.

Uno a uno, esos pensamientos positivos van borrando todo lo demás dejando solo un velo dulce que me hace pensar que el día, por cotidiano y poco llamativo que haya parecido, ha merecido la pena.

Beneficios del agradecimiento

Suelen ser cosas pequeñitas: un bonito mensaje en Instagram que no esperaba, haberme cruzado con personas en el parque me que devolvían la sonrisa, quedarme satisfecha con el resultado de un artículo, haber disfrutado de una comida deliciosa, o de una buena clase de yoga, e incluso tener un momento de carcajadas con un video que me encuentro aleatoriamente. Todo vale si me hace sentir bien y me recuerda el gran valor que tiene el simple hecho de estar viva.

Ser agradecido es una virtud que se puede cultivar, hacerlo te dará una mirada distinta sobre el mundo y tu propia existencia; los beneficios son infinitos:

  • Sentir agradecimiento te ayuda a ser más consciente de la belleza que hay en todo lo que te rodea.
  • Aprendes a apreciar las cosas pequeñas y a valorar la sencillez.
  • Genera una actitud optimista hacia los problemas.
  • Disminuye la ansiedad y alivia la tristeza.
  • Te hace ser más positivo y mejora tu autoestima.
  • Fortalece las relaciones personales.

Dar las gracias a los demás en el momento también forma parte de esta práctica. Al otro le haces sentir bien instantáneamente y se retroalimenta creando un flujo de buenas vibraciones.

Ayer mi casa se llenó de flores y de movimiento. Fue mi cumpleaños y recibí un torrente de mensajes de felicitación desde todos los canales posibles. Además de ser un día muy bonito porque lo celebré a lo grande organizando una fiesta barbacoa en casa con muchos amigos, esa ola de buena energía que me llegó desde muchos rincones del mundo caló intensamente en mi corazón ¡qué fácil puede ser hacer a alguien sonreír!

Pues no solo sonreí, sino que me conmoví profundamente. Así que hoy quiero dar las GRACIAS de nuevo desde aquí a todos los que me seguís, hacéis mis clases online, venís a mis talleres y retiros, leéis mis posts y compartís conmigo tantísimas cosas.

“Es un privilegio y me siento profundamente agradecida por sentiros tan cerca y saber que un pedacito de lo que hago os llega y os inspira en vuestro camino hacia una vida plena y feliz.”

Gracias, se os quiere mucho.

Beneficio de cultivar el agradecimiento

Loading...