Descubriéndome

Who are You?

Preguntas… y respuestas

Anoche leí un pasaje sobre un libro mágico que se llama The untethered soul... y su título te preguntaba sin rodeos “Who are you?

El mundo de Adriana: Who Are You?

Es cierto que nos hacemos muchas preguntas a lo largo de nuestra vida, en relación al origen, al devenir y al lugar que ocupamos y cómo lo ocupamos.
Pero no solemos preguntarnos quiénes somos. Y si lo hacemos nos respondemos con una cantinela que describe todo lo que hemos hecho, lo que hemos acumulado y las relaciones personales que hemos trazado.
O si no, nos representamos a nosotros mismos con el nombre de las emociones que más frecuentemente experimentamos: “Yo soy una persona alegre, o muy pasional, o me cuesta mostrar mis sentimientos....”. Sin embargo, estos estados cambian y nosotros seguimos siendo... es decir, la mujer alegre se puede tornar depresiva y la depresiva renovada y serena y en ningún momento ha dejado de ser ella misma.

El mundo de Adriana: Who Are You?

Por tanto, lo que poseemos, lo que hemos hecho, lo que hemos conquistado, y lo que sentimos es evidente que es pasajero...:
También solemos salir al paso definiéndonos por medio de nuestros pensamientos: “Soy una persona con ideas liberales, creo en la libertad de expresión, en la superación de las fronteras y los conflictos humanos....”. Todo esto está muy bien, sobre todo acompañarnos de pensamientos positivos que generan amor a nuestro alrededor y no lo contrario... pero desde luego los pensamientos no somos nosotros, pues antes de tener una posición ante ciertos temas por la razón que fuera , –falta de conocimiento, de madurez, de interés–, seguíamos siendo, o sea, ya éramos.
Entonces, ¿quiénes somos?

¿Quién es aquél que asiste a la pasión que nos embarga algunas veces ? ¿Quién presencia el nacimiento de una ocurrencia? ¿Quién olvida? ¿Quién recuerda?

Parece que la Conciencia, una conciencia silenciosa que es testigo de todos los movimientos más o menos violentos de nuestras aguas, una conciencia que no está jamás histérica de alegría pero tampoco muerta de celos. Eso sí, está abonada a la primera fila del teatro y se entera de todito.
Si no soy mis emociones, si no soy mis pensamientos, si soy una gran Conciencia serena y observante, puedo sentirme ligera y arrancarme las etiquetas que hacían que me victimizara ante ciertas situaciones o que me acurrucara en alguna esquina oscura muerta de miedo, pero sobre todo y aquí viene la parte clara y práctica: Si no soy mis pensamientos, si no soy mis emociones, cada vez que los pensamientos y las emociones de mi cabeza me hagan daño voy a saber qué decirles y dónde pedirles que se vayan.

El mundo de Adriana: Who Are You?

Loading...