Vacaciones italianas

| Actualizado a

Creo que hacía exactamente trece años que no volvía a Italia de verdad, con tiempo, con calma y con la única pretensión de dejarme hacer por la maestría de esta tierra.

adriana


Después de mi experiencia mexicana sangre-veneno decidí venir cubierta a mi expedición italiana por todo un arsenal: pulsera antimosquitos, enchufe de gel antimosquitos, enchufe de pastillas antimosquitos, repelente líquido antimosquitos y....lo cierto es que estas pobres criaturas que son ajenas a la molestia que producen no han hecho acto de presencia por lo que me inclino a pensar que acabaré antes intoxicada que mordida.

La temperatura es una delicia: oscila entre cielo encapotado y plata y unos rayos limpios, dorados y directos pero en ambas situaciones no falta una brisilla intermitente que ameniza los paseos.

adriana


Elegir por dónde empezar a hablar de los hallazgos en Italia no es fácil, ya que es un viaje dedicado a profundizar en las principales capitales del arte y es casi imposible pisar un milímetro de asfalto carente de él. Todo está lleno de poesía:

Desde una plaza coronada por una catedral imponente donde cada tesela mantiene un diálogo privado con la luz solar hasta una tienda de curiosidades vintage que a su vez también sirve a los vecinos de peluquería común.

adriana
adriana


Me ha sorprendido el recato que se mantiene a lo largo de los años, que establece la norma de cubrir hombros y rodillas, y claro, yo que solo pensaba en el sofocón del verano madrileño, preparé una maleta cuasi nudista, de tal manera que he tenido que apañarme con un sistema de pañuelos que me sirven de mandil...eso sí, las corvas asoman...

adriana


Se percibe una energía viva en las calles: hombres y mujeres cruzan miradas cálidas y curiosas sin pudor y de alguna manera me hace sentir que están más cerca del pálpito de la vida, más pegados al instinto, como si hubieran tenido la inteligencia de agarrar lo interesante o lo inevitable de los tiempos modernos pero sin renunciar a lo importante. Sin renunciar a los placeres sencillos que se nos ofrecen.

adriana


La comida es uno de ellos y mi gran debilidad: comodoro, pecorino, mozzarella, scamorza y..,,,pizza frita!! sí, nunca lo había escuchado! Todavía no me he entregado a su embrujo. No tardaré mucho. Tampoco en embadurnarme en cuerpo y alma en un gelatto de chocolate..

comida


Continuará...

adriana
Loading...