EL MUNDO DE ADRIANA, por Adriana Ugarte

Premios Forqué

Noche de Maestranza

Magia en Sevilla

Llevábamos unas buenas semanas preparando con emoción el evento mágico que se celebraría en el teatro de la Maestranza de Sevilla.
Tras probar mil opciones de vestidos y descartar otras tantas propuestas de joyas, nos inclinamos esta vez hacia el corte italiano a través de Elisabetta Franchi y su poder para unir lo elegante a lo sensual.
Mi aparición sería blanca, ó coronada por amatistas y brillantes de Rabat, calzada por Úrsula Mascaró que siempre, y digo siempre, es un valor seguro, y vestida íntimamente, ejem ejem, –todo hay que cuidarlo– por Wolford, el padre de la delicadeza.

El mundo de Adriana: Noche de Maestranza

Tras unas horitas de tren –inundado de sol y de rostros que me eran familiares y amables–, “desembarcamos”" en la ciudad de la luz y la cadencia de voz amelocotonada.


Para mí, llegar a Sevilla no es llegar a cualquier sitio: esta ciudad forma parte de mi vida privada casi casi desde que nací.


Mi familia materna tiene sus orígenes arraigados a esta tierra, en la que yo viví dos años de mi infancia tierna, en la que rodé mi primera película y donde me enamoré como una loca. Así que, como veis, para mí....sí, sí, sí, “Sevilla tiene un color pero que muy especial”.
Sabía que era un viaje breve y me propuse disfrutarlo al máximo, poniendo la importancia en lo que de verdad merece la pena: lo humano.Y lo perseguí, y lo creí y lo gocé.
Y cuando me preguntaban por la nominación o por el premio en sí, lo notaba lejano como algo –que creo firmemente–- secundario.

El mundo de Adriana: Noche de Maestranza

Después de saludar a mis compañeros y compañeras, a los que hace años que no veo o con los que solo me encuentro en este tipo de actividades, pero en relación a los cuales guardo curiosidad y ansia por coincidir en el set de rodaje, subí a mi habitación y me entregué a mi ritual de preparación lento y disfrutón. ¡¡¡Ahhh!!! Sin olvidar que esta señorita ya había pasado por boxes de maquillaje y peluquería, liderados por una entusiasta y comprometida Soledad Rebollar y un equipo sólido de L'Oréal professionel que no descuida un detalle, adaptando su tecnología a las exigencias, las necesidades y el cuidado cálido de sus clientes.

El mundo de Adriana: Noche de Maestranza

Así que.... ¡ya! Me enfundé en mi vestido con superpoderes, me subí a 13 centímetros de altura y me lancé al hall dispuesta a perseguir el objetivo más importante de mi vida: pasármelo bien.
Si visteis la gala pudisteis comprobar que casi se me disloca la mandíbula de las carcajadas, pero no lo puedo evitar: cuando el señor Carlos Latre presenta, el mundo entierra el dolor y vibra.

El mundo de Adriana: Noche de Maestranza

Y vibrando estuve como una niña pequeña pero... cuando llegó el momento de citar a las 4 nominadas, una ola de inquietud me dominó y sentí temblores en el estomago. Lo que más disfruté, lo que me hizo sentir libre, despegada de la avaricia, fue la satisfacción tan potente que experimenté cuando no escuché mi nombre y supe que mi compañera había sido premiada. Esa sensación me hizo feliz, me hizo sentir plena y muy alegre y emocionada. Y abracé al mundo, al destino y a la vida que hacemos y que se nos va haciendo y sentí gratitud. Así que me puse mis alitas blancas, de pajarito juguetón, y me visualicé nadando en un mar de tapitas y croquetas andaluzas.

El mundo de Adriana: Noche de Maestranza

Déjanos tu comentario