Días pre-Festival

El mundo de Adriana: Sección Oficial

Ha llegado la hora de que buceemos en el universo del arte que habita en la moda y, qué mejor manera que relatando todo el proceso de preparación de mi viaje a Cannes

El mundo de Adriana: Sección Oficial

Lo primero fue la llegada de la noticia: “Adriana, si no estás sentada hazlo. Julieta va a Cannes, a Sección Oficial”. Cometí el gran error de no sentarme en su momento y casí me caigo redonda del mareíllo emocionante que la buena nueva me produjo.
Tras esa “buena nueva” llega la “odisea nueva”, en la que te lanzas a la búsqueda de looks especiales, únicos, acordes a las tendencias pero también a tu personalidad, a tu manera de sentir... Ahhhh y es importantísimo que estos hallazgos aparezcan de manera doble, me explico:la temperatura en Cannes es caprichosa y puede amanecer tanto una jornada de sol ardiente como un cielo con su panza de burra amenazante; por eso, es necesario ir cubierto, de manera que nuestros estilismos abarquen más o menos la climatología de todo el país.

¿Cómo empezamos? Digan lo que digan, la ayuda de tu agente es de vital importancia, y su amor por el arte, sus contactos y su energía van a influir muchísimo en todo este proceso largo y enrrevesado y... fascinante.
Lo primero que conviene hacer es determinar claramente cuántos compromisos de día y cuántos de noche pueden llegar a darse –siempre es mejor que nos sobren cambios–. En mi caso viajaré de domingo a viernes:
Tengo que preparar cinco o siete cambios muy especiales para día –barajando frío y calor– y otros cinco o siete cambios para noches cruciales y cenas o cócteles que vayan surgiendo.

Creo que mi condición de mujer diurna que “reposa” como un lirón me empuja a preparar los cambios matutinos en primer lugar... y, si os soy sicera, me apasiona empezar por las joyas.

Necesito que los complementos que llevo durante el día sean muy personales, muy ligados a mi carácter, y trato de que funcionen con una amplia gama de propuestas textiles.

Toda la línea vintage de Gemmasu es una colección llena de mimo que fabrica como máximo dos piezas por modelo y cuya base proviene de joyería de muchos años de antigüedad: es muy especial. Tampoco me puedo resistir al templo de los tesoros mágicos: Ansorena, una casa de subastas que funciona con la misma elegancia desde mediados del siglo XIX. Todo lo que encuentro en este lugar está cargado de significado; cada sortija, cada gargantilla tiene la energía del talismán. Me refiero a ese tipo de objetos que te visten aunque estés completamente desnuda. Por el momento, os revelo estos descubrimientos. Más a delante os haré otras confesiones...

Y entramos en materia compleja: diseño, calidad, corte y relación con tu cuerpo, con tus medidas..
Tengo aliados indiscutibles, muy diferentes pero unidos por las bases que le pido a una prenda. Empezaré por Sandro:
Los estampados arriesgados y los tejidos tan placenteros hacen de Sandro una experiencia sensorial. Los materiales son de una excelente calidad y “el tono” de sus colecciones conquista siempre un equilibrio entre lo distinguido y lo osado.

El mundo de Adriana: Sección Oficial
Conjunto de dos piezas, de Sandro.

Ahora podríamos hablar de Claudie Pierlot. Definiría esta casa como la de la costura de lujo y de confianza. Esas prendas que jamás podrían quedarse obsoletas porque tienen el alma de lo que está cocinado a fuego lento... Cada traje, cada chaqueta, cada complemento transmite valor.

No me puedo olvidar de Maje, también es una firma francesa y probablemente una gran amante del mundo femenino porque sus patrones no pueden más favorecedores. Desde la prenda más sexy, que ciñe y acaricia cada ángulo de tu cuerpo, hasta la más tierna y dulce, que deja asomar tus rodillas con una inocencia maravillosamente sugerente.

El mundo de Adriana: Sección Oficial
Falda pantalón, de Maje.

Siguiendo esta línea, me gustaría hablaros de Vicedomini: Me seduce la capacidad con la que siluetea tu figura sin mostrar sus intenciones. Este juego, este efecto me parece arte. A través de una colección en la que el punto es un importante protagonista, se pone el acento en la Mujer, sin perder flexibilidad y frescura.

Y... Roberto Torreta. Roberto alcanza una dimensión compleja y adictiva: mediante sus creaciones esculpe tu cuerpo, reorganiza tus formas y las transforma en luz y en magnetismo. Posee un sello valiente, clásico y seductor, picante y distinguido.

El mundo de Adriana: Sección Oficial
Desfile de Roberto Torretta. Colección O/I 2016-2017.

Existe una diseñadora cántabra, Teté by Odette, con la que he sentido un flechazo rotundo y poderoso. Ella es color, es el lado salvaje, virgen y juguetón. Domina las proporciones y sabe combinar el lado étnico con la sofisticación. Y esto no es tan sencillo.

Y hoy ha sido el día en el que mi afición y –por qué no decirlo mi amor– por las colecciones de Oscar de la Renta se ha hecho infinito. Hoy me ha vuelto a demostrar que siempre se puede llegar a un lugar nuevo y exquisito. Embelleciendo sin límite a la fémina –cuya cintura será el eje de sus construcciones–, juega con fruncidos, con volantes, con encajes, con tejidos que son auténticos perfumes... Delicioso en el día y en la tarde, todas sus prendas tienen talento, genio. Inolvidables..

El mundo de Adriana: Sección Oficial
Oscar de la Renta. Desfile O/I 2016-2017.

Y cae el sol, e imagino que Cannes se iluminará y el aroma a sal se hará más intenso. Me encanta la sensación de la humedad en la piel, como si te arropara...
¿Cuáles son esos consortes de honor? Se me vienen a la cabeza Dior, Chanel, Armani, Cavalli, Carolina Herrera, Oscar de la Renta... Cuando pienso en sus universos, respiro esfuerzo, constancia, respeto, tradición y mucho amor. Son las maisons maestras, las que desde que era pequeña seguía a través de las revistas de moda empapándome de “ese algo” misterioso; de lo que es de toda la vida. De lo que nunca morirá, porque son mucho más que marcas, son escuelas, depositarias de la historia, del paso de los años; ellas han retratado los tiempos de libertad y de represión, de “armonía” y de tensión entre países.
Me iría con ellas al fin del mundo. Me transmiten calma, serenidad y mucha fe y esto es vital cuando te enfrentas a una atmósfera nueva y llena de estímulos.
Poco a poco este proceso está llegando a su fin, me siento tranquila y llena de ilusión...

En el siguiente post os hablaré de las joyas que me acompañarán durante la noche....

Loading...