Ilusiones

Cuando el agua fluye

Ilusiones

Supongo que no somos conscientes de las realidades virtuales que creamos a nuestro alrededor. En nuestra manía controladora disfrazamos situaciones de la vida para perpetuarlas, para hacerlas eternas en nuestra biografía. Y, de este modo, dejamos de verlas como son, dejamos de percibir su esencia. Por eso lo hacemos, para no adivinar su idiosincrasia y no ponerlas en duda. Pero ¡ay! el alma, el olfato o como queráis llamarlo ya ha olido a chamusquina hacía meses y ha empezado a mandarle el mensaje a todas tus células.

Nos obcecamos en que este va a a ser el viaje de mi vida, mi amigo para siempre o la casa de mis sueños. A nada podemos pedirle que sea tan rotundamente maravilloso. Cada cosa, cada persona ofrecemos lo que podemos según el momento vital en que nos encontremos y nuestra labor consiste en poner freno a los mecanismos que nos impiden ver la belleza o que por otro lado nos impiden ver la carencia.

Ilusiones

Estamos en constante movimiento, aspirando a estar en constante crecimiento y nuestras percepciones cambian pero tenemos que ser valientes para querer ver a riesgo de que no nos guste la imagen que se nos presenta y sin miedo a continuar el camino. Con la seguridad de que no estamos solos, de que no necesitamos el gran viaje, ni la casa de portada de revista de decoración, ni la foto de familia perfecta.

Siento que la vida está llena de belleza y que constantemente nos está dando regalos: en lo que nos trae y en lo que se lleva. Y creo que debemos permitir que se lleve lo que corresponda, lo que está estancado, lo que ya no huele bien, lo que se ha convertido en un empeño y un encabezonamiento en vez de ser un ejercicio natural.

Ilusiones

Cuando los amigos nos acompañan y son cada día nuestros maestros, el agua fluye; cuando nuestro hogar es una guarida –sea del tamaño que sea– que transmite recogimiento, el agua fluye; cuando los que te rodean te empujan a tu libertad y a pulir tu yo real, el silencioso, entonces, yo siento que el agua fluye.

Y, sobre todo, cuando tu mente está tranquila para que puedas estar atenta y abierta a los movimientos de la vida, cuando te entregas a cada pequeña actividad como si fuera la primera o la última vez que la vas a ejecutar y cuando abrazas al mundo entero y puedes sentir que has dejado de luchar, el agua fluye.

Ilusiones
Loading...