La verdad sobre el bótox capilar

¿Los tratamientos que hay en España son realmente de 'botox capilar'? ¿De verdad podrás ir al 'gym' sin preocuparte por tu melena? Despejamos tus dudas.

La verdad sobre el bótox capilar

El uso del bótox se ha normalizado tanto que cada vez es más habitual comprobar que su presencia se ha hecho extensible a tratamientos que antes consideraríamos insospechados.Desde su implicación en tratamientos contra la migraña crónica o la reducción de la sudoración hasta su inyección para elevar el pecho (breastox), eliminar el dolor de pies o tratar la incontinencia urinaria, lo último es aplicarlo en el cuero cabelludo para que el peinado permanezca intacto más tiempo. Como lo oyes: si quieres salir de spinning con el peinado de una Ángel de Charlie, el secreto radica en la toxina butolínica.

Hablamos del blowtox, un procedimiento que cada vez más actrices y modelos abrazan en América y que en España todavía no ha aterrizado. De hecho, son numerosos los establecimientos e incluso firmas que utilizan como reclamo en sus menús de belleza el claim del “bótox capilar”, pero lo cierto es que sus tratamientos se limitan a aplicar vitaminas, aminoácidos, proteínas, ácido hialurónico y colágeno en el cabello. Se trata, por ende, de un tratamiento de peluquería y no de un procedimiento médico en el que por ello, el bótox no está involucrado en el proceso en ningún momento.

Desde el Instituto del Pelo se apresuran en señalar el llamado bótox capilar “ha aprovechado el tirón mediático de la aplicación de bótox, que a otros niveles ha tenido muy buenos resultados, aunque en realidad solo tienen en común la búsqueda de una mayor vitalidad -en este caso capilar- y un resultado semi-permanente, ya que su efecto también suele durar entre 2 y 3 meses”.

La verdad sobre el bótox capilar

Si bien es cierto que estos tratamientos -en los que no hay jamás inyecciones- reducen el encrespamiento, alisan el cabello y aportan juventud y mejoran el aspecto del cabello castigado y quebradizo, nada tienen que ver con el blowtox que en América dermatólogas como la Doctora Michelle Henry llevan a cabo desde hace ocho años. La dermatóloga Dendy Engelman también comenzó a inyectar bótox en el cuero cabelludo hace años y asegura que ahora ha descubierto un efecto secundario sorprendente. “Estudios preliminares de bótox en el cuero cabelludo están mostrando que el 50 por ciento de los pacientes están experimentado un crecimiento del cabello”, asegura. La doctora se apresura en explicar que aún es pronto para saber sus efectos a largo plazo.

Hay que tener mucho cuidado, por ello, cuando un establecimiento promociona bótox capilar, pues sus reducidos precios -es habitual dar con promociones de poco más de 30 euros a través de conocidos portales de ofertas- se deben en realidad a la ausencia absoluta de bótox en sus procedimientos.

Las adeptas al popular SoulCycle son fans del blowtox, tal y como afirma la Doctora Patricia Wexler, que realiza este procedimiento en su clínica neoyorquina. Los resultados duran entre tres y seis meses y su precio es de 1.500 dólares. Sus defensores se apresuran en señalar que este tratamiento poco tiene que ver con la vanidad, en aras de la funcionalidad. “No se trata de pensar que estás más guapa y que tu vida es ahora más fácil, sino de dejar de preocuparte por tu aspecto o de cómo organizar tu agenda teniendo en mente tu pelo”, señala la Doctora Engelman

Loading...