Trucos para ponerte más morena (y mantenerlo)

Es como todo: cuanto mejor hagas las cosas, mejor resultados obtendrás. Te damos 8 consejos para ayudarte con el bronceado y que dure a lo largo de las semanas. Si eres de las afortunadas que todavía puede exponerse a los rayos de sol, ¡toma nota!

trucos morena

No es cuestión de pasarte más horas ante el sol, sino de adoptar la actitud correcta. La postura con la que te expones ante el astro rey, lo que desayunas, tu actividad playera… Todo cuenta a la hora de exponerte al sol sin poner en peligro tu piel, al mismo tiempo que te aseguras un buen bronceado.

1. Un batido para desayunar. Los alimentos ricos en caroteno y betacaroteno son buenísimos para la piel y activan de forma natural su pigmentación. ¡No te dejes guiar por el color naranja de sus pieles! Algunos alimentos muy muy verdes son también riquísimos en betacaroteno. Te proponemos un batido de zanahoria, espinacas y tomate para empezar el día.

2. Agua y jabón antes de tomar el sol. Antes de aplicarte el protector solar, lávate bien la cara con agua y un jabón cosmético especial para el rostro, o una crema desmaquilladora pero eso sí, sin rastro de perfume. De este modo conseguirás arrastrar cualquier resto de maquillaje que impediría que te broncearas de forma uniforme.

3. El movimiento, quid de la cuestión. Si tomamos el sol tumbadas y boca arriba, conseguiremos lo siguiente: quemarnos la nariz, maltratar los párpados al cerrar los ojos y, aunque nos pongamos morenas, la sombra que impide que el sol llegue a la zona del cuello siempre tendrá aspecto de mancha. En cambio, si caminamos, corremos o aún mejor, nos movemos jugando a pelota, a las palas o levantando castillos de arena, verás como hay zonas –como la mismísima cintura en la zona lateral de las costillas o las piernas– que se ponen morenas como por arte de magia.

4. Refréscate con agua del mar y en el agua del mar. No temas el agua del mar ni su mítico ‘efecto lupa’ si llevas un buen protector solar resistente al agua. El movimiento al nadar, el efecto del agua que te ayudará a estar más tiempo en la playa, el hecho de levantarte para ir a refrescarte… harán que el bronceado sea mejor.

5. Zanahorias en la playa. Llévate a la playa una zanahoria cortada en bastoncitos y que esto te sirva como tentempié. Saciante, refrescante y activador del bronceado.

6. En las horas punta, el sol quema… y cansa. Si queriendo conseguir un bronceado maravilloso vas a tomar el sol a las doce del mediodía, lo único que conseguirás es quemarte por fuera… y por dentro (a esa hora la playa te absorberá más energía). Prueba ir a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde: tu piel correrá menos peligro y aumentará tu tiempo de exposición para ir cogiendo color... poco a poco.

7. Exfoliante corporal. En verano utiliza, al menos una vez a la semana, un gel con propiedades exfoliantes en la ducha. Arrastrar las células muertas es necesario para afinar la piel y conseguir que el sol haga efecto de modo uniforme.

8. 'Pescadito' para cenar. El pescado azul es un alimento muy rico en vitaminas A, D y E. Estas vitaminas se activan con el sol y son importantísimas, sobre todo para fortalecer los huesos.

Te puede interesar:

trucos de belleza consejos Bronceado
Loading...