Estrés cero

Descubre la nueva revolución relax

El nuevo mundo de tratamientos wellness que tienes que conocer.

1 / 5
'Baño de bosque'

1 / 5

'Baño de bosque'

Para conseguir el efecto en casa, usa incienso mientras ralentizas tus pensamientos y respiras profundamente. Estas son barritas de incienso de cedro, de Juniper, 3 €.

Facial en burbuja de aire puro

2 / 5

Facial en burbuja de aire puro

En casa podrás hacerlo tú misma limpiando y exfoliando la piel. Recuéstate con una mascarilla hidratante y finaliza con un sérum antioxidante. Este el 'Gylco Extreme Peel', de Natura Bissé, 92 €.

Terapia de sonido

3 / 5

Terapia de sonido

Coloca varias mantas en el suelo y golpea un bol, permitiendo que cada nota se desvanezca antes de volver a golpearlo (mantenlo en las manos para poder hacerlo con los ojos cerrados). Puedes llevarlo a cabo con este cuenco tibetano, de Ten Thousand Villages, 69 €.

Masaje en cabañas

4 / 5

Masaje en cabañas

Prueba a calmarte a través de la aromaterapia. Todas las noches, enciende un difusor media hora antes de ir a dormir y dedica un minuto a inhalar aceite esencial de lavanda, una planta con propiedades relajantes que inducirá el descanso más fácilmente. Este es aceites esenciales 'Sweet Heart', de Puressentiel, 40 €.

Siesta de belleza

5 / 5

Siesta de belleza

Si tus músculos están doloridos llena la bañera con agua templada y dos tazas de sales de Epson, apaga o deja una luz tenue y sumérgete en ella durante 30 minutos. Los estudios han demostrado que un ritual de este tipo disminuye la presión arterial y restablece los niveles de magnesio (un mineral que elimina el estrés) en tu cuerpo. Estas de Epson las podrás encontrar en cualquier herbolario por 7 € aproximadamente.

| Actualizado a

¿Sientes que el ritmo frenético y el estar híperconectada te quitan años y te ‘regalan’ arrugas? ¡Pues es cierto! Los altos niveles de estrés afectan a la capacidad de respuesta del sistema inmunológico y aceleran el proceso de envejecimiento. Aunque un buen masaje y una agradable ‘mani-pedi’ son sugerentes, existe un nuevo mundo y tratamientos wellness por explorar: la terapia de sonido, la flotación o los exóticos retiros healthy-detox nos traen la nueva revolución relax. Cuando estés exhausta te sentirás mucho, muchísimo mejor. ¡Palabra!

 

Baño de bosque

Salir a dar un paseo por el campo. Este hábito de fin de semana de muchos españoles (una caminata durante la cual los sentidos están más pendientes de la naturaleza que de los propios pensamientos) tiene, según estudios realizados en Japón –donde la tendencia es conocida como shinrin -yoku–, sólidos beneficios para la salud. Ayuda a reducir los niveles de cortisol, la hormona del estrés.

Esta ‘medicina’ implica mucho más que calzarse las zapas y caminar entre árboles. El auténtico ‘baño de bosque’ –que ofrecen centros como Sha Wellness y que cada vez más hoteles de lujo incorporan en su carta– incluye un paseo guiado (lo último, el nordic walking, con un par de bastones de apoyo) que asegura que entras en sintonía con la naturaleza y no tratas de documentar tu experiencia en Instagram o Snapchat (imprescindible abandonar los dispositivos móviles antes de salir de excursión). También conocido como forest mindfulness, propone unas dos horas de paseo y ejercicios de relajación, como cerrar los ojos e invocar a los cinco sentidos para prestar atención a los olores y sonidos que ofrece la naturaleza. Un amplificador de la percepción que hará que vuelvas a la ciudad con las pilas cargadas.

 

Facial en burbuja de aire puro

En el interior de este irresistible espacio itinerante de Natura Bissé se respira aire puro al 99,95%. Al eliminar las partículas contaminantes y los agentes víricos, bacteriológicos y alergénicos, la burbuja ahorra a los pulmones el trabajo de filtración. Sin este esfuerzo, el tratamiento facial (que también puede ser corporal) resulta doblemente relajante.

Natura Bissé dispone de cuatro burbujas que cede a distintos centros de belleza, donde se realizan tratamientos de la marca. ¿Cuál es la diferencia con un facial normal? Una vez tumbada en la camilla, la primera sensación que te asalta es la de respirar mejor. Tiene explicación: el espacio dispone de una especie de rejilla de ventilación que evita que el aire recircule, lo cual permite respirar oxígeno puro y ayuda a la piel a calmar la congestión y las rojeces. La esteticista limpia el rostro, realiza un peeling resurfacing –para una eficaz renovación de la piel –y finaliza con C+C Vitamin Complex, un sérum antioxidante de Natura Bissé. Sentirás la piel más limpia y fresca que con un tratamiento corriente, con el plus de la relajación, garantizada en un entorno casi 100% libre de radicales libres. De forma permanente encontrarás en Zaragoza otra Bubble Pure Air.

 

Terapia de sonido

Piensa en esta disciplina como en una clase de meditación fácil. El terapeuta golpea un diapasón, un cuenco tibetano o un gong alrededor del cuerpo, provocando una respuesta de relajación. ‘Vivimos abrumados por el ruido. Estas potentes vibraciones ayudan a tranquilizar la mente y hacen que entremos más fácilmente en estado de relax”, afirma Lisa Levine, directora de Maha Rose Center for Healing, en Brooklyn, un centro de referencia de esta terapia.

Tras contarle al experto tus puntos de estrés, te tumbas en una esterilla y el terapeuta va dando vueltas alrededor de tu cuerpo emitiendo sonidos de varias frecuencias con distintos instrumentos. El del diapasón sale de los puntos de acupresión, con un zumbido tal que provoca la vibración de la cabeza a los pies. “Los sonidos están planificados, como en un laboratorio, para movilizar la energía estancada en el cuerpo”, asegura Lisa Levine. Después de casi una hora de sesión, el ánimo mejor y la tensión desaparece (durante al menos un par de días).

 

Masaje en cabañas

Modificar el escenario puede convertir un tratamiento de belleza en un recuerdo inolvidable. El spa del Hotel Ritz-Carlton Abama, en Tenerife, esconde entre sus más de 2.500 metros cuadrados un espacio conocido como ‘Cabaña para masajes’, ubicada en un jardín y de inspiración balinesa, con suelo de madera, techo de paja y cortinas de algodón egipcio. ¡Un lujo!

Con el nombre de Ritual y Ceremonia de Siam la evasión está servida. El tratamiento en la cabaña recupera el puré de papaya –de grano muy fino- de los antiguos rituales siameses para realizar una exfoliación corporal en prfoundidad. La sensación de calma se perpetúa con un bálsamo de nueces tropicales que se aplica según los pasos de un ancestral ritual balinés. No faltan a lo largo del tratamiento los estiramientos tradicionales de masaje tailandés.

 

Siesta de belleza

Como si por sí sola una bañera con agua templada no sonase a bendición, algunos centros wellness la ofrecen con agua de mar o con sales de Epsom para ayudar al cuerpo a entrar en modo antigravitatorio. Además, flotar en una atmósfera de semioscuridad provoca una privación de los sentidos que facilita la desconexión. Súmale a todo los beneficios de regeneración celular de la siesta y el resultado es una piel luminosa y más joven.

Con el nombre ‘Beauty siesta’, el hotel Barceló Estepona rinde homenaje a esta costumbre tan española con un tratamiento en tres fases que promete ‘sincronizar el cuerpo con sus biorritmos’. El ritual comienza en una bañera llena de agua de mar, en una atmósfera creada a partir de diferentes luces, aromas y sonidos. A continuación, se realiza un masaje sincronizado a cuatro manos, basado en técnicas de relajación y descontracturantes para aliviar el estrés. Para terminar, llega la auténtica cura de sueño: una inmersión en una bañera de flotación en la que treinta minutos de descanso corresponden a ¡cuatro horas de sueño! Además, las propiedades antiinflamatorias de las sales (tanto si son de Epsom como de agua de mar), ricas en minerales, ayudan a soltar los músculos. El efecto es el de haber disfrutado un masaje de cuerpo entero. Y la piel también se ve más lisa.

 

¿No tienes tanto tiempo como te gustaría? Pues hazlo en casa. Te mostramos cómo conseguir el mismo efecto de un modo muy casero, en nuestra galería.

 

Loading...