Alimentos buenos y malos para una dieta

¿Conoces lo que ayuda a tu organismo y lo que le perjudica? Ante la duda, te damos las claves para que tus platos sean lo más saludables posible. ¡Toma nota!

Actualizado el

1-7
Fuera azúcares

1 / 7

Fuera azúcares

La glicación es una reacción del organismo con los azúcares, que provoca signos de envejecimiento y acné. Mata tus ganas de dulce con fruta fresca. Si vas a 'pecar', aumenta la ingesta de grasas saludables; estabilizarán la influencia de azúcar y calmarán futuros antojos. 

Nada de alimentos procesados

2 / 7

Nada de alimentos procesados

"La mayoría contienen grasas no saludables y son altos en sodio, que hace que el cuerpo retenga líquidos", cuenta ​Graciela Sjeva, directora de la Clínica Ravenna. Elimina el pan blanco, los cereales, la pasta y el arroz, ya que producen picos de insulina. 

Ni lácteos

3 / 7

Ni lácteos

"La leche contiene la hormona IGF-1, que incrementa la producción de sebo", explica Saveja. Si el acné es tu problema, sáltate este grupo de alimentos. Si no, procura tomarlos solo de vez en cuando. 

Acostúmbrate al omega 3

4 / 7

Acostúmbrate al omega 3

El aguacate, las semillas de chia y lino, las nueces y el salmón son antinflamatorios. "Previenen la inflamación, la aparición de arrugas y la pérdida de firmeza", explica la doctora Paloma Gil de Álamo. Procura comer dos platos de pescado a la semana y, si no eres muy fan, ingiere un puñado de nueces a diario. 

Los antioxidantes son tus aliados

5 / 7

Los antioxidantes son tus aliados

"Las vitaminas A y C contrarrestan los radicales libres que dañan las células de tu piel. Además, la renovación celular, lo que reduce la aparición de imperfecciones en la dermis", enuncia Gil del Álamo. Introduce kiwi en el desayuno (una pieza contiene el 100% de vitamina C que se requiere diariamente). Para la vitamina A, prueba media taza de melón al día. 

Incluye vegetales crucíferos

6 / 7

Incluye vegetales crucíferos

"El brócoli, las coles de bruselas, el repollo, la coliflor y la col estimulan la desintoxicación de hormonas del hígado", explica Taryn Forrelli, doctora naturópata. Este proceso ayuda a "eliminar el exceso de hormonas de estrógeno, que pueden ser causantes de manchas", dice. "Toma a diario ensaladas que contentan estas verduras", recomienda el espero en bienestar integral Frank Lipman. "Si se te hacen pesadas, con´inhalas al vapor, en por´e o hazte un batido con ellas". 

Sí a la proteína magra

7 / 7

Sí a la proteína magra

"Está en el pollo, en el pescado o la carne y estabiliza el azúcar en sangre, combatiendo picos de insulina, causantes de la inflamación (esta provoca acné y pérdida del colágeno)", nos cuenta el Dr. Lipman. Aunque var´ia seg´un tu peso, obtén 25%-30% de tus calorías de esta proteína. 

Tras las vacaciones de verano, en que las terrazas y los chiringuitos han sido el plan número uno, toca empezar a cuidarse. No es necesario hacer dietas demasiado radicales, ni creernos las dietas milagro que circulan por la red. No obstante, sí conviene conocer qué nos perjudica y qué nos ayuda.

Por ejemplo, hay que procurar llenar tu plato de omega 3, antioxidantes, vegetales crucíferos y proteínas magras. Por otro lado, deberías evitar otros como los azúcares, los alimentos procesados y los lácteos.

Pero esto no es todo: si además te preocupa algún tema relacionado con la belleza, como la caída del pelo, el acné o las arrugas, una dieta equilibrada te ayudará a mejorar todos esos aspectos que harán que te veas más guapa. Y sí, acudir a algún suplemento puede ser una opción para ayudar en el proceso, siempre que lo consultes con un especialista. Por ejemplo, si tu preocupación radica en la debilitación de tu cabello, tendrás que recurrir a fórmulas con vitaminas como la B2, B3, B6 o B8, que aportan fuerza y salud. O si lo que te preocupa son las arrugas, echa mano del colágeno. Sus altas concentraciones, tanto de colágeno como de ácido hialurónico, aportan hidratación y turgencia a la piel, lo que suaviza las líneas de expresión, evita las descamaciones y aporta firmeza.

Ya sabes: somos lo que comemos. No solo lo notarás en tu peso o volumen, sino que estarás dando un paso de gigante en la prevención de tu salud. ¡Dentro galería!

Loading...