En Nochevieja, hay un truco de maquillaje para cada vestido

Porque la Navidad es la época más ajetreada del año, queremos ayudarte a escoger el maquillaje perfecto. ¿Sabes que según el tipo de vestido que lleves, algunas técnicas y paletas de color favorecen más que otras? ¡Apunta!

1 / 9
¡Copia el que más te va!

1 / 9

¡Copia el que más te va!

Entre la decoración, las compras, los invitados y las recepciones, la época más bonita del año se convierte también en la más ajetreada. Por eso, hemos hecho acopio de todos nuestros looks de belleza favoritos para hacerte más sencilla la tarea de elegir los productos de belleza perfectos. Descubre como recrear todas y cada una de las técnicas que te presentamos: desde la del labial rosa intenso de Lupita Nyong'o hasta el de la sombra de ojos rosada de Jennifer Lawrence.

Getty Images
Con un LBD

2 / 9

Con un LBD

Cualquier maquillaje es válido si llevas un LBD (Little Black Dress) pero, si quieres apostar por un look más atrevido como el de Daisy Ridley, escoge un eyeliner negro y repasa la línea de tus pestañas inferiores y superiores. Los eyeliners tipo gel son siempre más fáciles de aplicar.

Wireimage
Si vas de burdeos

3 / 9

Si vas de burdeos

Si llevas un vestido color merlot o burdeos como el que Ruby Rose luce en esta imagen, fíate de los consejos de su maquilladora Jo Baker, quien asegura que los tonos de modernos, metálicos y fríos combinan perfectamente con un look como este. "Quise mantener el look brillante, moderno y actual evitando los tonos muy oscuros o demasiado coloridos", dice a InStyle.

Getty Images
Si llevas volantes

4 / 9

Si llevas volantes

Si vas a llevar un vestido con volantes de aire romántico o victoriano, no te decantes por un maquillaje demasiado femenino. Opta por el contraste. ¿Qué tal un labial oscuro? El tono marrón que tanto se llevó en los 90 y que en esta foto lleva Selena puede ser una opción estupenda. Utiliza máscara de pestañas y rellena tus cejas. Procura que tu piel luzca limpia.

Getty Images
Si vas de verde esmeralda

5 / 9

Si vas de verde esmeralda

El rojo es sin duda el tono que mejor le va a un vestido verde esmeralda como el de Lupita Nyong'o. Sin embargo, al combinar estos dos colores corremos el riesgo de caer en lo vulgar. Por eso, es mejor que nos vayamos a la línea de los rosas y que escojamos un labial fucsia o magenta con algo de brillo.

Wireimage
Si tu vestido es metálico

6 / 9

Si tu vestido es metálico

Si el tejido de tu vestido es metalizado como el de Rita Ora ¡lo tienes todo hecho! Brillo de labios y sombra de ojos color carbón es todo lo que necesitas.

Wireimage
Si llevas un vestido blanco

7 / 9

Si llevas un vestido blanco

De la misma manera que ocurre con el LBD (Little Black Dress), cuando llevamos un vestido corto blanco podemos decantarnos por cualquier gama de color. Trata de escogerlo a partir de alguno de tus complementos; como los tacones o algún accesorio floral que, como Jennifer Lawerence, puedas llevar en el pelo.

Filmmagic
Si tu vestido lleva motivos florales

8 / 9

Si tu vestido lleva motivos florales

Con este tipo de trajes ocurre algo parecido a lo que sucede con los volantes: hay que buscar el contraste. Poppy Delevinge se decantó por una base de maquillaje mate y un brillo de labios en color vino. Tambiñen máscara de pestañas y un llamativo choker.

Getty Images
Si llevas flecos

9 / 9

Si llevas flecos

Con una textura tan vaporosa y llamativa como son los flecos solo puedes quedarte con un maquillaje clásico. La precisión de la pintura de ojos de Zoë Kravitz es el secreto.

Wireimages

Ni el maquillaje de día se parece al que llevaríamos por la noche, ni para todo vestido es válida cualquier paleta de color. Por muy dominada que tengamos ya la famosa técnica del contouring que puso de moda en su día Kim Kardashian, quien ahora a traído a escena una nueva tendencia capilar, no podemos descuidar algunas máximas clásicas que tendrán su eco en la eternidad.

La luz es importante

Para no restar expresividad a nuestro rostro por medio del maquillaje, tenemos que memorizar en qué zonas brilla más nuestra cara cuando la llevamos lavada. Hay que respetarlas y no matizarlas en exceso con polvos y colorete para mantener la naturalidad de nuestras expresiones faciales. Generalmente, las zonas en las que aplicamos iluminador son la frente la nariz y la barbilla. Es lo que los maquilladores llaman "la zona T". Sin embargo, hay quienes por tener los labios más finitos necesitan iluminar ligeramente la zona comprendida entre el labio superior y la nariz. La forma de nuestros ojos también es fundamental estudiarla porque si tenemos el globo ocular más hundido nos convendrá iluminar la zona del lagrimal.

La calidad no está de más

En una noche tan larga como es la de fin de año, siempre conviene que nos apliquemos bases de maquillaje o fundations que vayan a aguantar bastante tiempo. Lo mismo ocurre con los labiales. Preocúpate de escoger uno de larga duración y que no manche. Así no tendrás que preocuparte en ningún momento por tener que retocarte.

Loading...