5 gestos que retrasan la visita a la pelu

El refrán ya advierte: 'más vale prevenir que curar'. Si quieres evitar que cada visita al salón sea un suplicio para tu melena (y para tu cartera) toma nota de estas sencillas pautas que necesita tu cabello.

Ampliar galería
Retocarse las raíces

Retocarse las raíces

A todas nos pasa lo mismo: cuando quieres que te crezca el pelo rápido, parece que él está en huelga; pero cuando deseas que no se te noten las canas, es como si tu melena creciera a la misma velocidad que la de la mismísima Rapunzel. Retrasa unos cuantos días la nueva aplicación del tiente usando el retocado de raíces Magic Retouch, de L’Oréal Paris (7,99 €), que cubrirá tus canas en tan solo tres segundos.

Tener las puntas saneadas

Tener las puntas saneadas

Los tintes, el secador, las planchas o el sol son los mayores enemigos de las puntas abiertas. De hecho, el 46% de las compradoras de productos de prestigio reconocen que las puntas abiertas o quebradizas son su mayor preocupación. Pero si tú eres de las que no les gusta cortárselas cada mes y tampoco quieres tener que darte un tijeretazo como el de Penélope Cruz, el sellador de puntas es tu producto. Nos gusta Fresh Cut, de Living Proof (24 €).

Usar capilares específicos

Usar capilares específicos

A los 15 años comenzamos a colorearnos el cabello, según datos de la consultora Kantar Worldpanel. El abuso de productos químicos agrede la fibra, por lo que el uso de una gama adecuada para cabellos coloreados se vuelve imprescindible. La línea BC Miracle Brazilnut Oil, de Schwarzkopf Professional (en la imagen, champú; 12,58 €), contiene aceite de Nuez de Brasil, que protege el tono y aporta brillo y suavidad.

Refrescar el cabello coloreado

Refrescar el cabello coloreado

Los tintes que peor aguantan el paso del tiempo son los rubios platino, como el nuevo que luce Katy Perry, los fantasía (gris, rosa, azul, verde…) y los pelirrojos. Usar agua templada en vez de caliente para lavarlos; así como protegerlos del calor de las herramientas de peinado, evita que pierdan intensidad. Las mascarillas específicas con pigmentos de color (29 €, de La Mota) reavivan el tono sin tener que salir de la ducha. Úsalas a partir de los diez días siguientes a haberte teñido y verás como tu color no pierde tanta fuerza.

Hidratarse bien la melena

Hidratarse bien la melena

El 26% de las mujeres aseguran tener el cabello seco y dañado. Esto no solo causa que esté sin brillo y quebradizo, sino que también requiere de más tiempo de uso de plancha y/o secador, lo que es perjudicial para él. Una vez por semana conviene hacerle una cura de nutrición, que consiste en aplicar aceite reparador en seco - hemos probado Concentré Essentiel, de Kérastase (41€) y nos encanta- masajear, dejar actuar durante 10 minutos, después lavar con champú nitritivo y terminar con mascarilla.

Penélope Cruz sorprendía hace unos días en los premiso BAFTA con su nuevo corte de pelo, una melena a la altura de los hombros -más corta de lo habitual para ella-, coronada por un flequillo cortina. Otra que también se ha cambiado el look ha sido Katy Perry, que desde hace unas semanas luce un lob rubio; por no hablar de Olivia Wilde, que ha sustituido su habitual melena larga y castaña por un moderno bob platino. Y, a pesar de que las tres lucen una imagen distinta, todas ellas tienen en común que, elijan el estilo que elijan, sus melenas siempre están impecables. ¿Cómo lo consiguen?

Combatir las puntas abiertas, poseer un pelo bien hidratado, proteger el cabello coloreado de las agresiones externas, disimular el temido efecto raíz y lucir un tinte vivo y con brillo son los cinco pilares clave de cualquier cabellera bonita y sana. Si consigues seguir a rajatabla estos cinco sencillos gestos, te aseguramos que tu pelo no solo será la envidia de todos los que te rodean sino que, además, alargarás un poquito más el tiempo hasta tu próxima visita a la peluquería.

Además, Eduardo Sánchez, director de Maison Eduardo Sánchez, asegura que también hay tres mandamientos que ayudan a que cualquier tipo de cabello esté siempre perfecto:

  • No frotar el pelo vigorosamente con la toalla, ya que puede romperse. Además, es preferible que utilices toallas de buen algodón y buen gramaje y que lo seques de la siguiente manera: peina primero el cabello con un peine de púas anchas y después envuélvelo con la toalla y retuerce un poco, siempre con delicadeza.
  • Ten cuidado de no peinarte nada más salir de la ducha con el cepillo equivocado, porque el cabello es más frágil cuando está húmedo. Para evitar esa rotura, es preferible cepillarlo antes del lavado, en seco, lo que garantiza un desenredo seguro y sin rotura. Y, si usas acondicionador, desenreda con suavidad cuando aún tienes el producto en el cabello.
  • No abusar del secador o las planchas. Pero como su uso es inevitable, minimiza sus daños aplicando siempre protectores térmicos y asegúrate de que el cabello está 100% seco antes de utilizar las herramientas de peinado.

Déjanos tu comentario