5 formas de desmaquillarte según tu tipo de piel

¿Cuál es la más adecuada para ti?

Ampliar galería
Tu desmaquillante perfecto

Tu desmaquillante perfecto

Cada persona debe buscar un desmaquillante acorde con su piel, ¿cuál de nuestras cinco tipologías encaja mejor contigo?

Aceite limpiador

Aceite limpiador

Aceite limpiador de camomila, de The Body Shop (15 €).

Toallitas desmaquillantes

Toallitas desmaquillantes

Pack de 25 toallitas desmaquillantes de granada, de Sephora (5,95 €).

Leche limpiadora

Leche limpiadora

Leche desmaquillante hidratante de Hydra Végétal, de Yves Rocher (precio club: 3,95 €)

Gel desmaquillante

Gel desmaquillante

Gel micelar desmaquillante para rostro, ojos y labios, de Sephora (13,95 €).

Agua micelar

Agua micelar

Agua micelar, de Garnier (4,90 €).

Nuestro neceser está repleto de labiales, bronceadores, máscaras de pestañas, iluminadores, sombras... Todo para estar perfectas. Y por eso, para muchas, es casi un ritual pasar horas delate del espejo para conseguir un maquillaje de diez. El problema es que cuando volvemos a casa después de un largo día –o una larga noche– desmaquillarnos es en lo último que pensamos. Si estamos cansadas o tenemos cosas que hacer solemos dejarlo pasar por pereza y olvidamos un gesto que debería convertirse en una rutina beauty indispensable para cualquier persona.

Una vez que tengamos esto claro debemos escoger el desmaquillante perfecto. No todas las mujeres somos iguales y tampoco los productos que podemos encontrar en el mercado. Es clave tener muy claro cual es nuestro tipo de piel porque dependiendo de eso apostaremos por un producto u otro. Las más sensibles no deberían utilizar el mismo tratamiento que las grasas porque su composición tampoco es la misma.

Aunque hay muchas formas de desmaquillarse nosotros hemos elegido las cinco más comunes desgranando sus beneficios, su uso y para qué tipo de tez es más o menos recomendable.

Aceite limpiador

Su formato oleoso hace que quite el maquillaje con gran facilidad; por eso es ideal para los días en los que utilizas maquillaje waterproof. Otra de sus ventajas es su fácil uso. Con un algodón o un disco desmaquillante se puede retirar fácilmente el maquillaje, con toques suaves, sin irritar la piel y sin producir rojeces. Hay que destacar que la mayoría de estos productos son poco recomendable para pieles grasas por su consistencia aceitosa, sin embargo, hay que resaltar que cada vez más sus fórmulas mejoradas se adaptan también a este tipo de tez. A pesar de todo, si sufres acné es mejor que lo evites y utilices otros productos.

Toallitas desmaquillantes

Es el producto que utilizamos con más frecuencia. Son rápidas, fáciles de usar y cómodas, especialmente para llevar de viaje ya que incluso podemos encontrarlas en formato beauty to go. Prácticamente todas las firmas de belleza incluyen una o varias propuestas de este tipo en su gama. Por eso, encontrar la que mejor se adapte a tus necesidades, tu piel y tu bolsillo no te resultará complicado con la gran oferta existente.

Sin embargo, la comodidad de las toallitas no significa que sea el producto más adecuado para desmaquillarnos. Su limpieza es superficial, no suelen conseguir eliminar por completo el make up y terminan dejando restos de suciedad que pueden ser un problema. Además, en ocasiones incluso irritan nuestra cara en ese intento de limpiarla por completo. Eso sí, en vacaciones –sobre todo si tenemos poco espacio– son ideales para llevarlas en la maleta o en el bolso.

Leche limpiadora

La hidratación es uno de los puntos fuertes de la leche limpiadora, por ello es muy recomendable para aquellos que tienen la piel seca. Su objetivo es eliminar las impurezas, las células muertas y la suciedad que nuestro rostro acumula; no solo por el maquillaje sino también por la exposición a diverso factores de la calle, como la contaminación o el polvo, en nuestro día a día. Se aplica con los dedos por toda la cara y, después, se retira con un disco o incluso con una pequeña esponja húmeda. De este modo captura toda la suciedad y la arrastra de manera que no irrita nuestra piel. Por eso, una de sus mayores ventajas es su capacidad de limpiar, tonificar e hidratar al mismo tiempo.

Gel desmaquillante

Como su propio nombre indica este producto es en formato gel. Se aplica sobre la cara mediante un pequeño masaje con las manos en el que el gel se transforma en espuma y después se avalara con agua. Pueden usarlo pieles grasas, mixtas y sensibles sin problema, depende sobre todo de la firma y para quién vaya destinado. Su función es muy similar a la leche limpiadora, va destinado a eliminar maquillaje y cualquier otra partícula para conseguir una piel suave y limpia.

Agua micelar

El agua micelar se ha puesto muy de moda en los últimos años en parte debido a su gran nivel de eficacia. Es un producto acuoso, ligero, que no necesita aclarado y que se aplica con ayuda de un disco. Su fórmula tiene gran éxito porque limpia y tonifica la piel al mismo tiempo. Y, además, no reseca ni afecta a la hidratación de la piel. Por eso es la opción perfecta para todo tipo de cutis, especialmente si tienes la piel sensible ya que hay menos productos aptos para estas personas. Aunque, siempre hay que tener en cuenta que no todas las aguas micelares son iguales ya que depende en gran medida de la firma que lo fabrica y la composición del producto.

Déjanos tu comentario