Cuerpo OK

La dieta del chiringuito

¿Fin de semana a dieta? ¡Ni hablar! Sigue nuestros consejos sobre nutrición y mantendrás la línea sin dejar de disfrutar de la comida. Buen provecho.

3 / 5
La hora del aperitivo

1 / 5

La hora del aperitivo

Llegar a la mesa con hambre voraz no es buena idea, por lo que es aconsejable que te tomes algún aperitivo. Eso sí, nada de patatas fritas, ensaladilla rusa o torreznos. Puedes elegir pepinillos en vinagre (aparte de ser bajos en calorías, poseen minerales y vitaminas como hierro, calcio, fibra o potasio). Los frutos secos –ricos en aceite omega 3- también son una buena opción, siempre y cuando no te pegues un atracón. Y si estás en el apartamento, prueba a hacerte unas brochetas de tomates cherry o secos con queso fresco, que solamente aportan 85 kcal por cada 100 gramos ¡y son antioxidantes!

Almuerzos y cenas fuera de casa

2 / 5

Almuerzos y cenas fuera de casa

No hace falta que te alimentes a base de lechuga, pero sí debes evitar los paltos más calóricos, como los fritos y las salsas. Los revueltos de verduras y proteínas (atún o gambas) te llenarán de energía y también son ricos en vitaminas, fibras y minerales. Los pescados a la plancha son un clásico bajo en calorías, que en la playa sabe a gloria bendita. La ensalada es el acompañamiento ideal: elige la de la casa y alíñala tú misma. ¿Y qué decir del gazpacho? Es un gran saciante y es considerado como una bebida isotónica. Si en el menú hay hamburguesa, no temas en abalanzarte hacia ella: suprime al menos uno de los dos panes y sustituyendo las patatas fritas por ensalada. Y, si es de pollo en vez de carne, mejor, que mejor.

¡Cuidado con la comida asíatica!

3 / 5

¡Cuidado con la comida asíatica!

A pesar de que este tipo de restaurantes puedan parecer más sanos y ligeros, no siempre es así. En el chino olvídate de los rollitos y elige ternera con bambú, que es saciante, bajo en calorías y disminuye la absorción de grasas y azúcares (pero sin mojar luego el pan en la salsa). Si eliges japonés, opta por más platos hechos a base de pescado o teriyakis, en vez de tempura y demasiado arroz. Los curries están de muerte, pero son bombas calóricas por la salsa que les acompaña, así que el pollo será tu aliado si vas a un hindú.

No renuncies al momento caña . No renuncies al momento caña... ni al vino

4 / 5

No renuncies al momento caña... ni al vino

El verano está para disfrutar, así que tampoco vas a martirizarte bebiendo agua durante todo el día… Moderando la cantidad de cañas, no tendrás que renunciar a tomarte una cuando te apetezca. Además, la cerveza también tiene propiedades beneficiosas para el organismo: evita derrames cerebrales y problemas renales, hidrata, y es baja en sodio y alta en potasio, lo que la convierte en una bebida diurética. Pero si prefieres el vino, te informamos de que una copa de blanco contiene solo 84 calorías, por lo que puedes tomarte incluso dos.

Tragos nocturnos

5 / 5

Tragos nocturnos

Las vacaciones están hechas para disfrutarlas las 24 horas, por lo que es lógico que te apetezca tomarte una copa si sales de fiesta. ¿Sabes cuál es la bebida menos calorías? El champán, que aporta 84 (ten en cuenta que el Martini tiene 139). Sin embargo, la piña colada está en el polo opuesto: contiene 645 kcal. Por último, ten en cuanta de que lo que más engorda de los cócteles es el azúcar extra que le añaden a algunos como el mojito, la caipirinha, la margarita o el daiquiri; así que Prueba a pedir que te los elaboren con edulcorante.

Este año por fin te has portado bien y esto se ha traducido en que has conseguido quitarte esos kilitos que te molestaban. Dieta sana, ejercicio y hábitos de vida saludable han sido los tres pilares clave para llegar a ese ansiado momento. ¿Lo siguiente? Procura no tirar por la borda todo ese esfuerzo que has hecho cuando te marches de vacaciones.

“Intentar seguir una dieta estricta durante el verano es psicológicamente inviable y perjudicial para la mente. Pero eso no supone que no tengamos cierto control y podamos seguir pautas nutritivas más relajadas que nos ayuden a mantenernos sin evitar que disfrutemos de gran parte de los manjares y tentaciones propios de la época estival”, asegura la Dra. Mar Mira, de la clínica Mira + Cueto.

¡No desesperes porque controlarse es más fácil de lo que parece! Solo tienes que prestar un poco de atención a lo que ingieres, evitando la comida más calórica -como los fritos, las salsas, los hidratos de carbono-, los postres muy dulces y los refrescos azucarados, además de las bebidas alcohólicas. Sin embargo, eso no significa que no puedas darte un homenaje algún que otro día, siempre y cuando comas con cabeza. Además, para mantener la báscula a raya sin necesidad de estresarte, también puedes andar por la playa, montar en bici o pasear a buen ritmo a primera hora de la mañana o cuando caiga el sol. Toma nota de los tips que nos proporciona la doctora para sobrevivir a la dieta 'del chiringito'.

Loading...