Cuatro pasos para regresar a la normalidad culinaria tras los excesos

Hemos trasnochado, traspasado los límites de los excesos y, sin privarnos de nada, hemos coqueteado con todo tipo de alimentos; sanos y no tan sanos. Si has pasado una época en la que te has pasado de la raya, aquí tienes cómo conseguir una puesta a punto para volver a empezar.

1 / 5
Cambia el 'chip'

1 / 5

Cambia el 'chip'

Tras los excesos veraniegos, llegan los arrepentimientos y el querer "correr" para volver al peso ideal. Stop.  Hablamos con Natalia Calvetcoach y experta en hábitos saludables (artículo, abajo) y su discurso nos sirve para entender que de nada sirve seguir una dieta estricta desde un día determinado (porque la acabarás dejando), sino asumir estos cambios poco a poco. ¿Lista para el verdadero cambio?

Organízate y planifica. Paso 1: organízate y planifica

2 / 5

Paso 1: organízate y planifica

Prepara tu entorno para hacer estas elecciones más saludables (pon los alimentos sanos a la vista y no compres los poco saludables o escóndelos) y planifica lo que vas a comer. Si tienes que improvisar es difícil llevar una alimentación saludables.

Come consciente. Paso 2: come consciente

3 / 5

Paso 2: come consciente

"Muchas veces vamos tan rápido y acelerados que ni siquiera nos damos cuenta de lo que acabamos de comer. Pon atención a lo que comes y come despacio y disfrutando".

Más verduras, hortalizas y frutas. Paso 3: más verduras, hortalizas y frutas

4 / 5

Paso 3: más verduras, hortalizas y frutas

"Aumenta el consumo de verduras, hortalizas y frutas, que tendemos a no comer suficientes. Que estén en todas las comidas (incluido el desayuno) en cantidad importante (mínimo el 50%)".

Reduce mucho el consumo de alimentos altamente procesados. Paso 4: reduce mucho el consumo de alimentos altamente procesados

5 / 5

Paso 4: reduce mucho el consumo de alimentos altamente procesados

"Son muy ricos en azúcar, grasas dañinas y sal y no te aportan nada bueno. Deja de consumir de manera habitual galletas, bollería, platos preparados, refrescos, yogures azucarados, pasteles, embutidos, snacks…".

Partiendo de la base de que no es muy recomendable excederse en esos hábitos poco saludables y que debemos mantener un equilibrio durante todo el año, hay épocas en las que las malas costumbres se nos van de las manos y no sabemos cuándo parar. Natalia Calvet, coach y experta en hábitos saludables, propone seguir la estrategia 90/10, "llevar una vida sana el 90% del tiempo y darnos un margen para comer estos alimentos que no son tan saludables pero nos gustan, o pasarnos un día tumbados en el sofá sin movernos".

Si en verano, ese porcentaje insano ha aumentado demasiado, Natalia no recomienda ponerse a dieta ni escoger un día para empezar a comer bien, "este modo de pensar no sirve, ya que estás viendo la dieta como un sacrificio y algo temporal para conseguir un resultado concreto. Cuando lo consigues, vuelves a tus hábitos de siempre y recuperas los kilos que habías perdido más alguno extra", concluye.

En cambio, la experta nos propone pequeños cambios para mejorar la alimentación y hacerlo de manera progresiva y a largo plazo: sigue los pasos en la galería.

Loading...