Cuatro pasos para regresar a la normalidad culinaria tras los excesos

Hemos trasnochado, traspasado los l��mites de los excesos y, sin privarnos de nada, hemos coqueteado con todo tipo de alimentos; sanos y no tan sanos. Si has pasado una época en la que te has pasado de la raya, aquí tienes cómo conseguir una puesta a punto para volver a empezar.

1 / 5
Cambia el 'chip'

1 / 5

Cambia el 'chip'

Tras los excesos veraniegos, llegan los arrepentimientos y el querer "correr" para volver al peso ideal. Stop.  Hablamos con Natalia Calvetcoach y experta en hábitos saludables (artículo, abajo) y su discurso nos sirve para entender que de nada sirve seguir una dieta estricta desde un día determinado (porque la acabarás dejando), sino asumir estos cambios poco a poco. ¿Lista para el verdadero cambio?

Organízate y planifica. Paso 1: organízate y planifica

2 / 5

Paso 1: organízate y planifica

Prepara tu entorno para hacer estas elecciones más saludables (pon los alimentos sanos a la vista y no compres los poco saludables o escóndelos) y planifica lo que vas a comer. Si tienes que improvisar es difícil llevar una alimentación saludables.

Come consciente. Paso 2: come consciente

3 / 5

Paso 2: come consciente

"Muchas veces vamos tan rápido y acelerados que ni siquiera nos damos cuenta de lo que acabamos de comer. Pon atención a lo que comes y come despacio y disfrutando".

Más verduras, hortalizas y frutas. Paso 3: más verduras, hortalizas y frutas

4 / 5

Paso 3: más verduras, hortalizas y frutas

"Aumenta el consumo de verduras, hortalizas y frutas, que tendemos a no comer suficientes. Que estén en todas las comidas (incluido el desayuno) en cantidad importante (mínimo el 50%)".

Reduce mucho el consumo de alimentos altamente procesados. Paso 4: reduce mucho el consumo de alimentos altamente procesados

5 / 5

Paso 4: reduce mucho el consumo de alimentos altamente procesados

"Son muy ricos en azúcar, grasas dañinas y sal y no te aportan nada bueno. Deja de consumir de manera habitual galletas, bollería, platos preparados, refrescos, yogures azucarados, pasteles, embutidos, snacks…".

| Actualizado a

Partiendo de la base de que no es muy recomendable excederse en esos hábitos poco saludables y que debemos mantener un equilibrio durante todo el año, hay épocas en las que las malas costumbres se nos van de las manos y no sabemos cuándo parar. Natalia Calvet, coach y experta en hábitos saludables, propone seguir la estrategia 90/10, "llevar una vida sana el 90% del tiempo y darnos un margen para comer estos alimentos que no son tan saludables pero nos gustan, o pasarnos un día tumbados en el sofá sin movernos".

Si en verano, ese porcentaje insano ha aumentado demasiado, Natalia no recomienda ponerse a dieta ni escoger un día para empezar a comer bien, "este modo de pensar no sirve, ya que estás viendo la dieta como un sacrificio y algo temporal para conseguir un resultado concreto. Cuando lo consigues, vuelves a tus hábitos de siempre y recuperas los kilos que habías perdido más alguno extra", concluye.

En cambio, la experta nos propone pequeños cambios para mejorar la alimentación y hacerlo de manera progresiva y a largo plazo: sigue los pasos en la galería.

Loading...