Movimiento 'slow beauty'

El mejor antídoto contra el envejecimiento es el movimiento 'slow'

Actualizado el

1-5
Gotas de bienestar

1 / 5

Gotas de bienestar

All in One Elixir de Handmade Beauty. A base de Aceite esencial de Rosa Damascena y Aceite virgen de Jojoba, regenera la piel gracias a sus principios activos. Es el reafirmante y antioxidante por excelencia. Aplicar en piel limpia. Colocar 3-6 gotas en la palma de mano y calentar ligeramente. Aplicar con pequeños toques y masajear suavemente por toda la cara Se puede usar como potenciador de la crema en casos de piel muy seca.(45€)

Un gesto para la calma

2 / 5

Un gesto para la calma

Tónico facial de Atashi. Tónico Frescor Glacial, un tratamiento multi-función que, además de equilibrar el pH de la piel, neutraliza, calma y exfolia gracias a su contenido de ácido glicólico y, además, hidrata, ilumina y refina los poros.

Endulza tu desayuno

3 / 5

Endulza tu desayuno

Aceite de coco de Vita-Coco. Una alternativa saludable al aceite de oliva a la hora de freír y hornear y un buen sustituto de la mantequilla. Si lo aplicas en la piel es un estupendo hidratante natural. (13,99 €)

Una para cada momento

4 / 5

Una para cada momento

The Skin Lounge. Mascarillas coreanas que conectan con el estado de ánimo de cada persona. Cuenta con cuatro modelos diferentes para poner a punto la piel de acuerdo a sus necesidades.

Momento de relax

5 / 5

Momento de relax

"No tiene por qué ser una rutina ni larga ni complicada, pero es importante respetarla escrupulosamente", declara la fundadora de Bliss à Porter. (leer más, en el texto de abajo). De ese modo, no sólo estamos cuidando nuestra piel como es debido y de forma sostenida, sino que además, estamos aprovechando para relajarnos y reconectar con nosotros mismos. Body Scrub Ritual of Ligth de Rituals. Un delicioso exfoliante corporal de azúcar orgánica, con las propiedades y aroma de la naranja dulce y canela. (19,50 €)

Slow es una palabra que se ha vuelto muy familiar en nuestro vocabulario. Tanto es así, que todo lo que va precedido de ella, pasa a ser de absoluta confianza. Pero no hablamos sólo de belleza física, el movimiento Slow Beauty propone una belleza integral, que abarca aspectos físicos y emocionales. Una armonía, que según destaca Diana Burillo, directora de Handmade Beauty, "se logra a través de rutinas cosméticas y hábitos saludables"

Una vez que te pasas a este concepto, este se hace presente, poco a poco, en cada gesto, producto y en pequeños detalles cotidianos.

Tal y como cuenta Burillo, "surge de una profunda necesidad de volver a lo básico, a lo natural".

De darte prioridad a ti misma, de cuidarte y disfrutar sin prisas mientras lo haces. En definitiva, consiste en "tener unos hábitos saludables: alimentarte bien, hacer ejercicio, descansar, tener una actitud positiva y calmada y además utilizar cosméticos naturales y sostenibles para acompañar tu envejecimiento natural", señala Natàlia Calvet, coach y experta en hábitos saludables.

Los beneficios, en el terreno de la belleza, son múltiples. Por un lado, "el solo hecho de dedicarte tiempo y bajar el ritmo, hace que te sientas en paz y eso se nota por dentro y por fuera, afirma Calvet. Además, añade, "al utilizar productos naturales en tu rutina, estás reduciendo la cantidad de químicos a los que te expones, que a día de hoy es muy elevado. Esto también contribuye a mejorar tu aspecto".

Frente a la tendencia de la cosmética “exprés” que se centra en obtener resultados inmediatos, María Arana, fundadora de la firma Bliss á Porter, aconseja "el uso de productos orientados a la prevención y el cuidado continuo, que además de ser mucho más beneficiosos a largo plazo para el cuidado de tu piel, también buscan poner a trabajar los sentidos".

Como todo lo slow, esta faceta es una invitación a ser conscientes del presente. Promueve un estilo de vida más calmado que te permite saborear los placeres de la vida. De modo que, introducir el Slow Beauty en nuestras vidas puede ser muy sencillo. Basta con "despertarnos cinco minutos antes por las mañanas y aprovecharlos para lavarnos la cara y aplicar nuestros productos de belleza. Esto puede cambiar nuestro día y comenzarlo con más energía y más a gusto con nosotros mismos", afirma Diana Burillo.

Al bajar el ritmo y dedicarnos unos momentos al día a nosotros mismos, "despejamos la mente de los problemas y nos concentramos en realizar un gesto pequeño, pero relajante. Nuestro nivel de estrés disminuye; nuestra piel mejora su aspecto y nuestro estilo de vida se hace más equilibrado. Todo esto contribuye a que afrontemos la existencia con una mayor serenidad y satisfacción", asegura Arana.

Desde Handmade Beauty nos dan unos consejos para iniciarnos en este concepto:

- Cuando lleguemos a casa por la noche después de un largo día de trabajo, podemos tomarnos unos minutos para relajarnos, darnos un baño, encender una vela y preparar un té. Así, nos regalarnos un momento de bienestar y tranquilidad.

- Una vez a la semana podemos realizarnos un ritual de belleza más completo que incluya una exfoliación, un baño o ducha y una hidratación mas profunda. Durante este momento podemos pensar sobre el transcurso de la semana, puede ser un momento de meditación e introspección. Un tiempo para purificar el cuerpo y la mente.

Te puede interesar:

cuidados faciales
Loading...